top of page
  • Foto del escritorINA

El cambio climático puede causar depresión

¡Los cerebros humanos siguen creciendo! Y esto significa que también tenemos un menor riesgo de enfermedades menrales, como la demencia.

El cambio climático representa una amenaza cada vez más evidente para la salud mental y el bienestar psicológico de las personas en todo el mundo.


Organismos internacionales de renombre, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) y el Observatorio Europeo del Clima y la Salud, han lanzado advertencias sobre los riesgos que el cambio climático representa para la salud mental, desde el malestar emocional hasta la depresión y el aumento de las conductas suicidas.


La relación entre el cambio climático y la salud mental se hace aún más preocupante cuando observamos datos recientes, como el récord de temperatura registrado en enero del presente año, con un aumento promedio global de 0,70ºC. Este incremento en las temperaturas, combinado con la exposición a la contaminación del aire, ha sido identificado como un factor de riesgo significativo para el desarrollo de la depresión.


¿Por qué? Los efectos del cambio climático en la salud mental pueden atribuirse a diversos factores. Uno de los más relevantes es la exposición a la contaminación del aire y los climas extremos, que pueden desencadenar estrés oxidativo, neuroinflamación y cambios estructurales en el cerebro. Son estos cambios neurobiológicos los que se asocian con un mayor riesgo de trastornos mentales relacionados al estado de ánimo, como la depresión, y pueden aumentar la vulnerabilidad de las personas con diagnósticos previos de trastorno depresivo.


Cabe resaltar que el impacto del cambio climático en la salud mental se manifiesta a través de múltiples vías. Por ejemplo, los fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas, inundaciones y olas de calor, pueden causar trastorno de estrés postraumático, ansiedad y depresión en las poblaciones afectadas.


De esta manera, las consecuencias del cambio climático en la salud mental son especialmente preocupantes para las poblaciones más vulnerables, incluidos los niños, los ancianos y las personas con trastornos mentales preexistentes, ya que la falta de acceso a recursos y la incapacidad para hacer frente a los impactos del cambio climático por parte de los gobiernos y la ciudadanía pueden exacerbar los síntomas depresivos y aumentar el riesgo de suicidio en estas comunidades.


Es así, que desde una perspectiva clínica, el abordaje de los síntomas depresivos relacionados con el cambio climático requiere una atención integral que combine  la promoción de estilos de vida saludables, intervenciones farmacológicas y no farmacológicas (terapia individual y/o grupal), y el apoyo psicosocial


En conclusión, el cambio climático no solo amenaza la salud física del planeta, sino también la salud mental de sus habitantes. Por eso, es fundamental tomar medidas urgentes para mitigar los impactos del cambio climático en la salud mental y promover la resiliencia emocional en las comunidades afectadas.


Si quieres saber más sobre salud mental, o si tú o algún familiar cercano tienen sospechas de sufrir algún trastorno, o ya han sido diagnosticados y desean tratarse, no dudes en solicitar una cita con nosotros en nuestra sección de “Contacto”, o comunícate a nuestro WhatsApp para llevarte directamente con un asesor.

Para más información relacionada con salud mental, consulta nuestra sección de noticias.

 

Temas que también te recomendamos:

27 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page