Unidad de alteraciones de la Ansiedad

Ansiedad

La ansiedad, como tal, es un mecanismo de defensa del ser humano que nos permite enfrentar tres situaciones de la vida cotidiana: las situaciones nuevas, las situaciones de peligro y las situaciones de evaluación. La función de la ansiedad es estructurar conductas funcionales que nos posibilitan la resolución de estos problemas. Producto de este mecanismo de adaptación podemos sentir inquietud, temor e incertidumbre; acompañados de sudoración de manos, aumento de la frecuencia cardíaca, aumento de la frecuencia y profundidad respiratoria, sensación de opresión en el pecho, etc. El término usado coloquialmente será “me siento ansioso”.

 

¿Cuándo la ansiedad se vuelve un trastorno? Cuando pasa una o más de estas situaciones: (1) La ansiedad se activa y no hay ninguna situación que la justifique, (2) existe una situación que justifica el estado ansioso, pero la respuesta al problema es exagerada y/o (3) existe la situación que justifica la ansiedad, la reacción es proporcional al evento, pero una vez que se soluciona el problema, la ansiedad no se inactiva.

 

Cualquiera de estas tres situaciones nos habla de un Trastorno de Ansiedad que puede expresarse en un Trastorno de Ansiedad Generalizada, Trastorno de Pánico, Trastorno de Estrés Post Traumático o Fobias (Ej. Fobia social).

 

En la actualidad existes métodos sumamente eficaces para el diagnóstico y el  tratamiento que no necesariamente transitan por el uso de un psicofármaco, como la Psicoterapia o la Estimulación Magnética Transcraneal. El tratamiento temprano de estos problemas evita que se cronifiquen y/o se compliquen.

Fuente: Presenter Media

Si quieres saber más sobre cómo diagnosticar un problema de ansiedad, haz clic aquí

Si quieres saber más sobre cómo tratar un problema de ansiedad, haz clic aquí