Tres pautas para ayudar a un adolescente o adulto con autismo durante el aislamiento social

En un artículo anterior, explicamos algunas pautas para mejorar la convivencia de padres con niños con un Trastorno del Espectro Autista (TEA). Si bien las características de la condición son similares en el adulto (dificultades persistentes en la comunicación social y en la interacción social en diversos contextos, y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades), la etapa de vida puede marcar una diferencia importante.



Durante la adolescencia, el cerebro termina de desarrollar las estructuras necesarias para lograr mayor control de nosotros mismos. En ese sentido, los adolescentes y adultos tienen una mayor capacidad para afrontar las crisis que los niños podrían presentar. Sin embargo, no debemos olvidar que las personas con TEA tienen dificultades para adaptarse a los cambios ambientales y se estresan con facilidad, especialmente en contextos como el de aislamiento social que estamos viviendo.

Por tal motivo, hemos preparado algunas pautas para poder ayudar a nuestros familiares adolescentes y adultos con TEA en el contexto de aislamiento social:


1. Prevenir la crisis.


Ponga atención en lo que tiende a molestarlo: conocer sus desencadenantes puede ayudarlo a reducir las crisis al reducir el estrés del familiar con TEA. Si puede anticipar posibles problemas, podría evitarlos. Trate de ayudar a su familiar a evitar el factor estresante o bríndele apoyo adicional para sobrellevarlo.


Observe signos y síntomas de estrés en su familiar: si parece molesto, entonces podría haber una crisis. Si logra calmarlo, puede que logre evitar la crisis. Es útil prestar atención a las señales de advertencia para que sepa cuándo intervenir.


Intervenga gentilmente en su nombre: bajo estrés, su familiar podría ser incapaz de abogar por sí mismo o expresar sus necesidades. podría ser útil sugerir algo para ayudar a su familiar, ya sea hablándole o hablando con otras personas que lo están estresando accidentalmente.


Reconozca que la prevención no siempre es posible (y eso está bien): a veces, las personas con TEA pueden simplemente estar demasiado estresadas para evitar una crisis. En ese caso, lo mejor que podría hacer es dejar que "llorar bien" y que la crisis siga su curso. Es probable que se sientan un poco mejor después.


2. Manejar la crisis


Mantenga la calma: es probable que su familiar haya tenido muchas crisis antes, y esté acostumbrado a eso, incluso si usted no lo está. Si actúa con calma, lo ayudará a sentirse más tranquilo y seguro. Incluso si su familiar está en un estado de pánico total, usted no necesita entrar en pánico. En cambio, puede ser un ayudante gentil y tranquilo.


Asuma cualquier tarea difícil: durante una crisis, una persona con TEA está al límite, e incluso las tareas "fáciles" pueden ser increíblemente difíciles y frustrantes. Puede tener dificultades con las habilidades motoras y enojarse más. Podría aliviar su estrés ayudándolo a solucionar el problema que intenta resolver o la tarea en la que estaba ocupado. Póngase en contacto y vea si su familiar con TEA acepta su ayuda.


Solo toque a su familiar si tiene un consentimiento claro: puede ver lo que quiere ofreciéndole la oportunidad, como abriendo los brazos para abrazarlo. Si viene, abrácelo, y si lo ignora o se aleja, suponga que un abrazo no ayudaría en ese momento.


Exprésese con preguntas simples: su familiar está en modo de pánico durante una crisis y su capacidad para hablar y comprender podría ser muy limitada. No se sorprenda con su habla entrecortada, embotada, vacilante o inexistente. Sus habilidades para hablar volverán una vez que esté más tranquilo. Si no puede hablar, utilice algo como pulgar hacia arriba / pulgar hacia abajo, escribir o enviar mensajes de texto. Una vez que estén en un lugar tranquilo, puede hacer preguntas si / no sobre cómo ayudar, si lo cree conveniente.


Intente ofrecer un sustituto seguro si se autolesiona o hace algo arriesgado: vea si puede pensar en algo más seguro. Probablemente su familiar necesita información sensorial, así que vea si hay una manera de permitirle obtener su información sensorial con un daño mínimo o sin daño. Redirecciónelo y luego ofrezca una sonrisa o un pulgar hacia arriba una vez que comience el comportamiento más seguro.


Mantenga una distancia segura si act


úa agresivamente: el comportamiento agresivo durante una crisis no es muy común en una persona adulta con TEA, pero puede suceder. Si es así, su familiar no quiere lastimar a nadie (solo pretende: imponer sus límites, satisfacer sus necesidades sensoriales o tratar de detener el dolor). Está bien mantener una distancia segura, evitar ser golpeado o incluso salir de la habitación.


Sea empático, amable y paciente si se queda con su familiar: su familiar va a necesitar llorar y dejar salir lo que siente. Esto es normal. Podría ayudar con una presencia calmada y comprensiva, ya sea que lo abrace con fuerza o lo mire pacientemente a la distancia.



3. Hablar después de la crisis.


Espere hasta un momento de calma para hablar de la crisis: calmarse puede llevar varios minutos, o incluso horas, dependiendo de la persona y de lo difícil que la esté pasando. Espere hasta que su familiar pueda tener una expresión tranquila y esté de acuerdo con conversar.


Intente preguntar cómo puede ayudarlo en el futuro: está bien confundirse con las crisis y no saber la mejor manera de ayudar. Puede preguntarle a su familiar al respecto durante un momento de calma, cuando esté listo. Su familiar podría decirle que es lo que mejor le ayuda, personalmente.


Hable sobre cualquier problema que considere que contribuyó a la crisis: Si cree que algo empeoró la crisis, ya sea algo que hizo o algo en el medio ambiente, está bien preguntar al respecto. Esto puede ayudarlo a saber cómo mejorar las cosas en el futuro.


Escuche y valide sus sentimientos si su familiar habla de sus problemas: a veces, su familiar podría querer hablar sobre lo que salió mal o por qué estaba tan molesto. Si lo hace, ser un buen oyente puede ayudarlo a sentirse mejor. Incluso algo tan simple como estar allí y decir "Eso suena difícil" puede ser realmente útil.


Esté abierto a no hablar de la crisis: es posible que su familiar quiera olvidarse de la crisis y seguir adelante. Si parece no querer hablar sobre un incidente, entonces acéptelo y pase a otras cosas.


En resumen, como siempre, la prevención es un buen primer paso. Pero si esto no funciona, y probablemente sea así muchas veces, las pautas sobre cómo manejar la crisis y cómo conversar sobre ella posteriormente pueden ser de utilidad. Las personas con TEA no tienen malas intenciones y a veces dicen o hacen cosas sin otra intención que desfogarse. No lo tomemos personal y esperemos a que se calmen para conversar con ellos. Finalmente, recordemos que están permitidos los paseos terapéuticos de 15 minutos al día para la persona con TEA y un cuidador.

Lic. Edgardo Llerena Henzler

72 vistas

Entradas Recientes

Ver todo