GROOMING: el nuevo disfraz de los depredadores sexuales



Desde hace varios años, el internet se ha convertido en una presencia constante en nuestro día a día y este cambio ha traído consigo muchos beneficios; sin embargo, también se incrementan los riesgos previamente existentes, entre ellos el acoso y abuso sexual hacia los niños, niñas y adolescentes, quienes se presentan como el grupo más vulnerable para ser víctima de este tipo de ataques a través de medios virtuales.


Recientemente, se han realizado mayor cantidad de estudios que exploran el grooming como un proceso mediante el cual un adulto o groomer “prepara” a un niño, niña o adolescente, poniéndose en contacto con él o ella, inicialmente a través de las redes sociales, para ganarse su confianza y posteriormente conducirlo a participar en una actividad de índole sexual, ya sea de manera presencial (relaciones sexuales) o virtual (conversaciones sexuales, envío y recepción de pornografía infantil).


El internet permite que el mundo ingrese a los hogares a través de los múltiples dispositivos móviles con los que contamos, con los cuales los niños, niñas y adolescentes se encuentran altamente familiarizados. Esto garantiza no solo el acceso a la información de los menores, sino que también provee de anonimato a los depredadores sexuales en busca de víctimas con quienes actuar. Así, la complejidad de este fenómeno se agrava, pues un niño, niña o adolescente puede encontrarse en riesgo incluso estando dentro de su propio hogar y en compañía de sus padres.


El grooming se centra en ganar la confianza del menor mientras se va obteniendo su información personal (con quiénes vive y en dónde, cómo son sus padres y cómo es su relación con ellos). De esta manera, el groomer recaba data sobre las vulnerabilidades del niño y las usa para desarrollar un vínculo más profundo con la víctima, explotando sus puntos débiles para aislarlo y presentarse a sí mismo como una figura amigable y “salvadora”. Así, poco a poco, el menor se introduce en el “juego” y la dinámica adquiere un nuevo matiz, en el cual se le presenta lenguaje y contenido de índole sexual, de modo que el menor se familiarice con los términos, disminuya su inhibición e incremente su disposición a las propuestas que se realizarán. Para este momento, la “preparación” ya se está ejerciendo, por lo cual aceptan continuar el contacto e incluso acceden a incrementar el nivel de interacción, llegando en muchos casos a encontrarse de manera personal y ser víctimas de abuso sexual.


En muchos de los casos, los menores llegan a encontrarse en un círculo de abuso, en el cual siguen siendo chantajeados por los groomers, quienes los amenazan con divulgar el contenido que han obtenido de ellos, ante lo cual los menores, por temor a las represalias por parte de sus padres o amigos, se sienten atemorizados y obligados a continuar.

Entonces ¿qué podemos hacer?


  • La mejor alternativa frente a este tipo de situaciones es la prevención: educar a los niños, niñas y adolescentes sobre los beneficios y riesgos de las herramientas digitales, así como sobre su propia sexualidad y derechos.

  • Monitorear y estar atentos a cualquier cambio en el comportamiento o actitud de nuestros niños y adolescentes.

  • Generar espacios de comunicación positiva que permitan que los menores se puedan expresar y contar sus vivencias sin temor a ser juzgados o culpabilizados.


De esta manera, si bien el internet permite potenciar diversas áreas de la vida, tal y como el trabajo o estudios, acercando la información a las personas, es necesario reconocer los peligros que supone para los niños, niñas y adolescentes. El grooming puede iniciar como una actividad inofensiva; sin embargo, supone un acto delictivo en el que se transgreden las libertades de los menores, así como su capacidad de decisión, llegando a tener consecuencias muy complejas en el corto y largo plazo. Escrito por: Claudia Villafana

Terapeuta Cognitivo-conductual

Instituto de Neurociencias Aplicadas.



Referenncias Bibliográficas


Black, P., J., Wollis, M., Woodworth, M., & Hancock, J., T. (2015) A linguistic analysis of grooming strategies of online child sex offenders: Implications for our understanding of predatory sexual behavior in an increasingly computer-mediated world. Child Abuse & Neglect 44, pp 140–149

Chejter, S. (Ed.). (2018). Abusos sexuales y embarazo forzado en la niñez y adolescencia Lineamientos para su abordaje interinstitucional (1era ed.). UNICEF; 01 de octubre de 2020. https://www.unicef.org/argentina/sites/unicef.org.argentina/files/2018-11/AbusoSexual%2BAnexoM%C3%A9dico_Digital_Nov2018.pdf

Nikolovska, M. (2020). The Internet as a creator of a criminal mind and child vulnerabilities in the cyber grooming of children (Marja-Leena Rantalainen ed.) [Libro electrónico]. https://jyx.jyu.fi/bitstream/handle/123456789/67584/978-951-39-7963-8_vaitos07022020.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Winters, G. M., Kaylor, L. E., & Jeglic, E. L. (2017). Sexual offenders contacting children online: an examination of transcripts of sexual grooming. Journal of Sexual Aggression, 23(1), 62–76. doi:10.1080/13552600.2016.1271146



135 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo