top of page
  • Foto del escritorINA

¿Qué sucede en el cerebro de un niño si le pegamos?


niño con un oso de peluche se siente amenazado

Un tema importante, y a menudo controvertido, durante la crianza de los hijos es cuán grande puede ser el impacto del castigo físico en el cerebro de los niños. Por eso, es esencial que comprendamos los efectos de esta práctica para fomentar un ambiente seguro y saludable para nuestros niños pequeños.


Cuando recurrimos al castigo físico, el cerebro de un niño experimenta una serie de reacciones complejas. La respuesta al dolor y a la amenaza activa áreas cerebrales que están diseñadas para protegernos en situaciones de peligro, por lo cual, el castigo físico en el entorno familiar también puede generar consecuencias negativas que afectan el desarrollo emocional y cognitivo de los niños.


Una de las consecuencias más importantes es el aumento del estrés crónico. La liberación de hormonas del estrés, como el cortisol, afecta la estructura del cerebro y puede perjudicar la memoria y el aprendizaje.


Los niños expuestos a castigos físicos también pueden desarrollar respuestas emocionales más intensas y problemas para regular dichas emociones, pues el castigo físico puede influir en la forma en que los niños identifican, procesan y expresan sus emociones.


Además, investigaciones han vinculado el castigo físico con un mayor riesgo de problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad, ya que los niños pueden internalizar el castigo y desarrollar una visión negativa de sí mismos, lo que afecta su autoestima y bienestar emocional.


Como podemos observar, el castigo físico no es una estrategia efectiva para enseñar a los niños a comportarse adecuadamente, ya que puede tener efectos perjudiciales en el cerebro y la salud mental de los niños. En cambio, el uso de técnicas de disciplina positiva y la comunicación abierta y respetuosa pueden fomentar un desarrollo emocional saludable y una relación de confianza entre padres e hijos.


Es fundamental que, como padres y cuidadores, busquemos alternativas más efectivas y respetuosas para guiar el comportamiento de nuestros pequeños. El amor, la paciencia y el entendimiento son herramientas poderosas para criar a niños emocionalmente saludables y felices.


Si quieres saber más sobre el cerebro, o si tú o algún familiar cercano tienen sospechas de sufrir algún trastorno, o ya han sido diagnosticados y desean tratarse, no dudes en solicitar una cita con nosotros en nuestra sección de “Contacto”, o comunícate a nuestro “WhatsApppara llevarte directamente con un asesor.


Para más información relacionada con salud mental, consulta nuestra sección de noticias.


Fuente:

  • Center on the Developing Child de Harvard University.

992 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page