top of page
  • Foto del escritorINA

¿En qué se diferencia la ansiedad infantil de la ansiedad en la adultez?


La ansiedad en niños y en adultos puede resultar similar en varios aspectos, sin embargo, presentan algunas diferencias importantes en relación con sus causas, expresión emocional, frecuencia y tratamiento. Por eso, para aprender a identificarla durante la etapa infantil es importante saber diferenciar estos dos tipos de ansiedad.


A continuación, te explicaremos sus diferencias claves:


1. Causas


  • Usualmente, la ansiedad infantil está relacionada con el miedo a separarse de los padres, miedo a situaciones sociales o a situaciones desconocidas.

  • En cambio, la ansiedad en la adultez está relacionada mayormente con problemas laborales, de salud, de dinero, relaciones interpersonales, entre otros.


Ejemplos claros de la ansiedad en niños se pueden observar cuando estos ven una película de terror, cuando viven un conflicto en la escuela o cuando sienten peligro de caerse de una bicicleta. Estas preocupaciones son normales en esta fase de su desarrollo, pues son sus primeras experiencias; sin embargo, si las sensaciones de ansiedad o angustia son intensas o frecuentes, y el niño no aprende a manejarlas, puede desarrollar ansiedad infantil.



2. Expresión emocional


  • En la ansiedad infantil, los niños tienen dificultad para identificar sus emociones, por eso, suelen expresar su ansiedad a través de síntomas físicos, como dolores de cabeza o de estómago, y de cambios en su comportamiento o humor, como el aislamiento, irritabilidad, dificultad para quedarse quietos, tener arrebatos y rabietas.

  • En cambio, en la ansiedad durante la etapa adulta se presenta mucha extrema preocupación, irritabilidad, palpitaciones, sensaciones de mareo, de falta de aire, dificultades para dormir, sudoración, sequedad de boca, dolores de cabeza, entre otros síntomas.



3. Frecuencia


  • En general, la ansiedad infantil se da con menor frecuencia que la ansiedad en adultos y suele tener una duración menor, ya que los niños pueden presentar episodios de ansiedad en momentos específicos, como el asistir a un nuevo colegio.

  • La ansiedad en adultos puede llegar a ser crónica y durar incluso varios meses o años.



4. Tratamiento


El tratamiento de la ansiedad en niños y adultos también puede ser diferente.


  • En los niños, la terapia cognitivo-conductual es el enfoque comúnmente utilizado para tratar la ansiedad.

  • En cambio, en los adultos, la terapia cognitivo-conductual, dependiendo de la gravedad, podría no ser suficiente, por lo que puede ir acompañada de tratamiento farmacológico.



Como podemos observar, la ansiedad en niños y adultos tienen algunas diferencias clave que tanto padres como cuidadores deben tomar en cuenta, ya que reconociendo los primeros signos de la ansiedad en los pequeños, permitirá una intervención precoz que mejorará el pronóstico de la dolencia.


Si tú o algún familiar cercano tienen sospechas de sufrir ansiedad o algún trastorno de salud mental, o ya han sido diagnosticados y desean tratarse, no dudes en solicitar una cita con nosotros en nuestra sección de “Contacto”, o comunícate a nuestro WhatsApp para llevarte directamente con un asesor.


Para más información relacionada a salud mental, consulta nuestra sección de noticias.

244 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page