• INA

¿Funciona la psicoterapia por internet?

Es incuestionable que las nuevas tecnologías están incrementando cada vez más su protagonismo en cuanto a actividad humana se refiere. Más aún, su eje mayor, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (o simplemente TIC), se ha convertido en una indiscutible compañía y ha revolucionado la forma en la que los seres humanos interactuamos unos con otros. Es así como smartphones, smartwatchs, whatsapp, Facebook, Instagram, el internet en general y todas sus derivaciones, con los numerosos beneficios y facilidades que ofrecen, se han convertido en procesos indispensables para la mayoría de los individuos. Es cierto que no todas son buenas noticias y el uso de las TIC también puede generar inconvenientes, pero hoy nos ocuparemos de los aspectos positivos y hablaremos de algunos de los beneficios que las TIC han traído para el campo de la salud mental, específicamente en la psicoterapia.


La ciberpsicología o psicología online hace referencia a todo tipo de servicios psicoterapéuticos que un profesional de salud mental brinda a un paciente a través de alguna modalidad de comunicación por internet (correo, chat, videoconferencia, páginas web, etc.). De esta forma, la interacción entre el paciente y el psicoterapeuta vendría a darse a través del internet que hace de espacio transicional para que pueda darse la relación terapéutica.



Existe opiniones controversiales en relación con esta modalidad de intervención psicoterapéutica. Algunos la consideran un “sacrilegio” debido a que se estaría “deshumanizando la psicoterapia”.


En relación con esta interpretación particular del posible deterioro del vínculo entre terapeuta y el paciente, debemos considerar que, si bien es cierto que el internet puede ser reducido a una serie de materiales físicos que intercambian información en forma de códigos, esta herramienta fue creada para humanos, por lo que el intercambio de información es necesariamente una forma de relación humana.


Específicamente en el caso de las TIC, detrás del torrente de información codificada, se encuentran seres humanos que viven la experiencia de establecer contacto con otros. El mejor y más claro ejemplo son las redes sociales. Entonces, si se considera que el internet es un espacio propicio para el establecimiento de relaciones interpersonales, que pueden llegar a ser sumamente humanizadas, y que las psicoterapias poseen estructuras teóricas (teorías sobre las que se sustenta la práctica psicológica) que en cierto modo son totalmente independientes de la forma que tome su práctica, entonces no habría ningún impedimento para que la psicoterapia pueda extrapolarse a una terapia virtual.


Estas comunicaciones realizadas en la ciberpsicología, las cuales son mediadas por algún artefacto electrónico, pueden ser clasificadas en sincrónicas y asincrónicas. La comunicación sincrónica hace referencia al intercambio de información de manera simultánea en el tiempo entre el emisor y el receptor, como una videoconferencia; mientras que la asincrónica no es simultánea, como los correos electrónicos. Estos tipos de comunicación determinarán diferentes métodos de tratamiento según el grado de intervención del psicoterapeuta. De esta manera, puede haber intervenciones únicamente guiadas por el ordenador a modo de autoayuda, hasta aquellas que son totalmente guiadas por el psicoterapeuta, como se da en una terapia tradicional. Hablemos de las sincrónicas y su expresión más frecuente: La psicoterapia a través de videoconferencias.



Entonces, ¿Cuáles serían los beneficios de una terapia a través de una computadora? Las razones pueden ser diversas, pero destacan principalmente dos: en primer lugar, el aumento de la accesibilidad al servicio al reducir las barreras físicas. Esto permite que personas que viven en zonas alejadas donde no hay acceso a estos servicios, personas que viven en lugares con diferente idioma o cultura, personas que viven en lugares donde el servicio tiene un costo superior al que pueden pagar o simplemente aquellas que tienen una agenda apretada, pueden acceder a una psicoterapia acorde a sus necesidades. En segundo lugar, al evitar el desplazamiento, también permite un ahorro de recursos, tanto de dinero como de tiempo, brindando mayor flexibilidad y aumentando la adherencia al tratamiento.


Ahora bien, es importante resaltar que la ciberpsicología se visualiza más como un apoyo a la psicoterapia tradicional cara a cara y no pretende sustituirla, sino darle más opciones a la población para llegar a más personas. No obstante, si bien es cierto un proceso terapéutico cara a cara es lo ideal, lo ideal no siempre es lo accesible.


Lic. Rafael Aramburu Umbert


Bibliografía


Fortes, M., Gallardo, A., Martínez, A., Pérez M. (2010). Psicología online, una otra forma de terapia. Recuperado de http://cv.uoc.edu/~g081_10_502_06_06_w01/uoc/pac3.pdf

Iciarte, E., Risco, C., Otal, P. & Heredero, R., Raquel, M. (2001). Ciberterapia. Ventajas y limitaciones. Comunicación presentada en el 2º Congreso Virtual de Psiquiatría. Interpsiquis 2001. Recuperado de http://www.isabelsalama.com/Ciberterapia,%20Ventajas% 20y%20Limitaciones.htm

Sánchez, R. (s.f.). Cyberterapia: ¿una alternativa válida? Recuperado de http://isisweb.com.ar/cyber.htm

59 vistas
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube