• INA

Adolescencia y soledad


La adolescencia es una etapa difícil en nuestras vidas debido a que experimentamos una serie de cambios imprescindibles y necesarios para nuestra maduración posterior.


Fuente: Presenter Media

Estos cambios nos generan, entre otras cosas, una mayor sensibilidad a las experiencias sociales y, por ende, nos lleva a estar mucho más atentos a las amenazas sociales (eventos sociales adversos, que causan vergüenza o provocan rechazo) y a la percepción de soledad (qué tan solos nos sentimos, independientemente de si lo estamos o no).


Actualmente existen suficientes evidencias obtenidas a través de estudios con imágenes cerebrales que demuestran que las primeras experiencias de relación interpersonal (con padres o cuidadores) son fundamentales para el desarrollo de habilidades sociales (qué destrezas tenemos para poder relacionarnos), aunque no serían el único factor. Estas experiencias influyen en el desarrollo posterior del cerebro social de los adolescentes.


Pero ¿qué es el cerebro social? Es un circuito neuronal que incluye múltiples estructuras cerebrales y que tiene la función de regular nuestra conducta social; es decir, es la base cerebral que nos ayuda a relacionarnos con los demás. Cada estructura que forma parte de este circuito se vincula con diferentes componentes del proceso de socialización, que incluye el análisis de la información sobre las relaciones y las habilidades sociales.


Fuente: Sylvius 4

El cerebro social todavía se encuentra en desarrollo en los adolescentes. Aún no han madurado los componentes responsables de las funciones de control del pensamiento, emoción y acción. Es importante señalar que las experiencias tempranas de vínculo con los padres o cuidadores son muy importantes para el desarrollo de la socialización. Sin embargo, el desarrollo biológico, psicológico y social más complejo ocurre en la adolescencia, pues es en esta etapa que el cerebro social madura, lo que provoca una mayor sensibilidad de los adolescentes a sus experiencias en el mundo social. Esto podría explicar el porqué de la elevada percepción de soledad de este grupo etario.


La teoría psicológica no ha logrado describir por completo el desarrollo de la soledad. La pregunta que queda por responder es ¿por qué la percepción de soledad de algunos adolescentes se mantiene con las mismas características hasta la adultez, mientras que otros la perciben acorde a ella? Es importante destacar que aún se desconoce cómo esto podría estar relacionado con el desarrollo del cerebro.


En conclusión, el cerebro social es la base biológica para el desarrollo de las habilidades sociales y la percepción de la soledad de los adolescentes. Además, sus experiencias de relación y vínculo temprano con otros permiten el desarrollo de las partes del cerebro que se encargan de la conducta social.


Referencia

Wong, N. M. L., Yeung, P. P. S., & Lee, T. M. C. (2018). A developmental social neuroscience model for understanding loneliness in adolescence. Social Neuroscience, 13(1), 94-103.

https://doi.org/10.1080/17470919.2016.1256832


Lic. Edgardo Llerena Henzler


#saludmental #adolescencia #soledad #desarrollo

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube