• INA

¡Ya viene el verano! y con él…¿los cambios de ánimo?

Actualizado: 24 mar


Todo el mundo disfruta de la temporada de verano. La temporada de fiestas. Fin de año. Ir a la playa o la piscina con la familia y amigos. Salir temprano los viernes. Más horas de sol. En líneas generales, el verano es sinónimo de felicidad. Sin embargo, para muchos es una temporada aterradora. Hoy te explicaremos cómo se relaciona la temporada de calor con los cambios en la salud mental de las personas.


El clima y las horas de luz tienen influencia en los trastornos mentales. Epidemiológicamente, el pronóstico de los cuadros clínicos de algunas enfermedades, tienen mejor o peor pronóstico, en relación a la temperatura y a las horas de luz. Esto se debe a que el cuerpo tiene que acomodar su mecanismo biológico interno al cambio de luz durante el día, siendo en verano más horas y en invierno, menos. Ello influye directamente con el bienestar de la persona en tanto los efectos de la exposición a la luz y de las transiciones luz-oscuridad son muy importantes en nuestro buen funcionamiento fisiológico y constituyen la base del ritmo circadiano de la persona.


Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo de 24 horas. Un ejemplo de ritmo circadiano relacionado con la luz es dormir en la noche y estar despierto en el día. Los relojes biológicos son los dispositivos de tiempo naturales de un organismo que regulan el ciclo de los ritmos circadianos. Se componen de moléculas específicas (proteínas) que interactúan con las células de todo el cuerpo. Casi todos los tejidos y los órganos contienen relojes biológicos.


La alteración de los ritmos circadianos diarios normales puede afectar la salud mental y el bienestar de las personas. Por ejemplo, las alteraciones en el reloj interno del organismo, caracterizadas por un aumento de la actividad durante los periodos de reposo o inactividad durante el día, se relacionaban con una mayor susceptibilidad a la depresión, el trastorno bipolar y otros problemas.


y todo esto ¿Cómo se relaciona con el verano? Bueno, el aumento de las temperaturas y de las horas de luz, no sólo tienen efecto sobre los trastornos del sueño, sino que también incrementan los niveles de ansiedad. Esto se debe a la hiperactivación metabólica, una activación cerebral que puede impedir a algunas personas descansar y dormir bien, dando lugar con ello a un incremento en sus niveles de ansiedad. Por otra parte, durante el verano pueden aparecer síntomas de irritabilidad y aturdimiento, descenso del rendimiento físico y psíquico, menor capacidad de reacción y concentración y frustración, y con ello, reacciones agresivas en las personas que padecen depresión, ansiedad, estrés o patologías de bipolaridad.


42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo